UA-58607816-1
Google+ Google+

¿Necesitas buscar algo en nuestro sitio? ¡Usa a Google!

Radio

¡Compartir en WhatsApp!

sábado, 31 de marzo de 2018

El estrés y su salud

¿El estrés puede destruir tu cuerpo?




Algunos creen que demasiado estrés puede acabar con el mecanismo biológico de supervivencia, destrozar tu salud y saquear tu energía.Y aún así,la llamada fatiga adrenal continúa siendo uno delos padecimientos modernos más dañinos e incomprendidos. hemos investigado qué ocurre cuando las baterías de tu cuerpo se agotan…

Sabía que lo que estaba sintiendo no era solo cansancio. Durante meses, había sido como un zorro que la acechaba, dejándola demasiado exhausta para hacer ejercicio, envolviendo su mente de manera que a duras penas podía pensar. Creía que, simplemente, estaba muy estresada.

Llevaba dos negocios, lidiaba con algunos asuntos personales. Y que todo pasaría. Pero el día que Rosie Millen se desmayó parecía que algo había acabado con ella. “Me mareé, sentí que mis rodillas se aflojaron y colapsé”, recuerda. “Por suerte mi novio estaba conmigo, tomamos un taxi a casa pensando que se me pasaría durmiendo un poco. Tres meses después, seguía en cama”.




Rosie hizo lo más sensato, que fue acudir a su doctor. “Me dijo que me sentía deprimida y recetó antidepresivos”, cuenta esta mujer de 33 años. Como terapeuta nutricional profesional, estaba acostumbrada a emitir diagnósticos basados en síntomas. 

Los días en que pudo hacerlo, empezó a investigar por su cuenta: esa sensación de agotamiento que había tenido durante años, infecciones recurrentes y, lo peor de todo, el cansancio y el dolor de huesos que habían aparecido los últimos meses. “No era solo que me sentía cansada. Se trataba de un agotamiento que me sobrepasaba. 

Incluso levantar un vaso de agua suponía un esfuerzo descomunal”. Para nada algo normal. En sus búsquedas, el nombre de una enfermedad aparecía una y otra vez: fatiga adrenal. 

Este padecimiento ocurre, según libros y páginas web, cuando el bombardeo implacable del estrés crónico provoca que las glándulas suprarrenales no puedan bombear la cantidad suficiente de hormonas que el cuerpo requiere para funcionar de manera óptima. “Sé que diagnosticarse a uno mismo es arriesgado”, admite. “Pero la verdad es que sentí que no tenía opción. 

Los doctores no me daban respuestas. Visité profesionales alternativos que confirmaron la conclusión que había sacado antes”. Quizá esto sucede porque la fatiga adrenal, un término acuñado por el doctor James Wilson, experto en medicina alternativa, aún no es reconocido por la mayor parte de las instituciones médicas tradicionales. 

A pesar de que fue clasificada como enfermedad por la OMS en 2010, los médicos no realizan pruebas ni la diagnostican, por lo que cualquier persona que presente los mismos síntomas que Rosie, tiene que buscar sus propias respuestas, casi siempre del lado alternativo del espectro médico.


TRATAMIENTO ALTERNATIVO



Del mismo modo, después de tres años con problemas de sueño, dolores de cabeza agudos y cansancio intermitente y debilitante, Karen Wade, de 44 años, llegó a la consulta del doctor Zhang, un especialista en medicina china en un centro de tratamiento holístico en Londres llamado The Hale Clinic. 

La escuchó describir sus síntomas y la serie de eventos estresantes que le habían afectado en los últimos años –un aborto, un duelo– y la diagnosticó con fatiga adrenal. “Además de la acupuntura semanal, el doctor me recomendó tomar periodos de descanso regulares y practicar meditación, así como reducir el consumo de estimulantes como el café”, dice “Mi vida cambió para mejor después de esa visita”, cuenta Wade. Karen hubiera recibido un diagnóstico similar de Sohère Roked, una profesional con especial interés en la medicina integral y uno de los pocos médicos con formación tradicional que cree en la existencia de la fatiga adrenal. “La medicina convencional está saturada, tiene mucho trabajo tratando enfermedades, y muy poco tiempo y recursos para investigar padecimientos menos conocidos”, cuenta la autora del libro The Tiredness Cure (‘La cura del cansancio’). 

La mayor parte del tiempo, los médicos están apagando fuegos, es natural que no tengan los recursos para explorar la fatiga adrenal”. Roked realiza una prueba diagnóstica con saliva que mide los niveles de cortisol en un periodo de 24 horas. La hormona cortisol tiene muy mala fama, pero así como es peligroso tener demasiada en tu sistema, contar con poca también lo es ya que provoca debilidad muscular, mareos, fatiga y depresión. “Los periodos prolongados de estrés estimulan las glándulas suprarrenales para producir cortisol y cubrir las demandas adicionales del cuerpo”, explica el doctor Vaibhav Sharma, del centro The London General Practice. “Las glándulas suprarrenales están diseñadas para superar casi todo el estrés que reciben, pero con el tiempo pueden dañarse, lo que te deja sin energía y más vulnerable a las enfermedades. 

El resultado puede ser que en situaciones de estrés agudo, son incapaces de producir la cantidad de hormonas que se necesitan para manejarlo. En ese punto ocurre el fallo adrenal”. Por lo tanto, si la prueba de saliva da como resultado poca cantidad de cortisol, esto quiere decir que las glándulas suprarrenales no están funcionando bien, según la doctora Roked. “La prueba revela que los síntomas de los pacientes tienen una causa, y es la validación que han estado buscando”, afirma. “Cuando me aseguro de que hay un problema suprarrenal, recomiendo varios cambios en el estilo de vida y las cosas empiezan a mejorar a partir de ahí”.

Las investigaciones apoyan esta teoría. El estudio publicado en 2013 en el International Journal of Occupational Medicine and Environmental Health reveló que las personas con síntomas de estrés laboral presentaban niveles inferiores de cortisol. 

Y otra investigación del Departamento de Salud Pública y Medicina de la Universidad de Umea, en Suecia, confirmó que el estrés laboral provoca cambios medibles de manera objetiva en el cerebro entre ellos, una reducción de la actividad de los lóbulos frontales y una alteración en la regulación del cortisol.

FALTA DE PRUEBAS 

Aun así, los expertos en medicina son escépticos. El catedrático Richard J. Ross, jefe de la Unidad Académica de Diabetes, Endocrinología y Metabolismo de la Universidad de Sheffield, es uno de ellos.

“Hay muchos médicos alternativos promoviendo lo que, en mi opinión, son pruebas de saliva y orina insuficientes en las que los niveles de cortisol están un poco bajos y se toman como evidencias de fatiga adrenal”, dice, insistiendo en que no está claro. “No hay pruebas que confirmen que el estrés provoca una disminución de cortisol. Vemos casos muy raros de insuficiencia suprarrenal en los que las glándulas han resultado dañadas, casi siempre por una enfermedad llamada Addison, en la que no se producen hormonas esteroides. Pero no se trata de lo mismo”. 

El doctor Adam Simon, director mé- dico de la red de doctores en línea Push Doctor, añade: “Es así de sencillo: nadie ha mostrado pruebas irrefutables de que la fatiga adrenal es la causa de los síntomas que se supone que produce. 

Estos indicios son reales, pero tienen muchas causas potenciales que deben investigarse y tratarse”. Esto deja a los pacientes en tierra de nadie, buscando ayuda en terapias alternativas como nutriólogos, naturópatas y acupunturistas. 

Si uno trata de buscar información sobre este tema, encuentra que la mayor parte de libros está escrita por estos especialistas. No es la primera vez que una enfermedad es reconocida desde el lado alternativo de la medicina y refutada por el tradicional. 

Durante décadas, los terapeutas alternativos hablaron de síndrome del “intestino con fuga” (cuando hay daños en las paredes del intestino, se escapan pequeñas partículas que causan inflamación en todo el sistema). 

Actualmente, el intestino es el principal objeto de la investigación científica y el término oficial “permeabilidad del intestino”, es un fenómeno reconocido formalmente. ¿Podría suceder lo mismo con la fatiga adrenal? Es posible. 

El consejo de la doctora Roked es: “Si tu doctor no sabe qué hacer, visita a otro profesional. Hay nutriólogos y naturópatas como yo que sí saben tratarla”. 

Los tratamientos alternativos parecen ser la única opción para los pacientes de fatiga adrenal, y las recomendaciones son un cambio de dieta y estilo de vida para contrarrestar el estrés, además de prácticas como el mindfulness (conciencia plena), dormir más y reducir la ingesta de azúcar, que causa alzas en la insulina y, en consecuencia, en el cortisol y la adrenalina, lo que exacerba el cansancio que siente el paciente.

REMEDIO NATURAL 




Seis meses después de su diagnóstico, Karen afirma que la acupuntura ha curado todos sus problemas de sueño. Rosie, por otra parte, eliminó el gluten y los lácteos (incluidos los huevos) de su dieta, puesto que los había identificado como detonadores de sus síntomas.

Complementó su alimentación alta en proteínas y vegetales con hierbas medicinales como ginseng siberiano y ashwagandha, y suplementos para aumentar la energía. “Es frustrante tener un padecimiento que no es considerado una ‘enfermedad oficial’ por muchos médicos”, afirma. “Sentía que nadie podía ayudarme y a veces me deprimía. 

Pero lo más difícil para mí fue bajar mi ritmo. Tenía dos negocios –por suerte podía hacer buena parte de mi trabajo desde la cama. 

Tengo que reservar toda la energía que pueda. Ahora, en lugar de entrenar intensamente en el gym hago yoga y meditación, algo que no soportaba antes”.

Después de tres años, los niveles de energía de Rosie están en un 80% de su rango normal. “La recuperación es lenta. 

Tengo buenos y malos días, pero he aprendido a planear mi vida en torno a cómo me siento. Mi vida social es quizá un 90% de lo que solía ser porque me canso y casi siempre me voy a dormir a las 7 pm. 

Pero he aprendido lo importante que es tomar un tiempo para descansar y así poder ayudar a controlar todos mis síntomas”. 

El debate continúa sobre si existe o no esta enfermedad. Pero, para mujeres como Karen y Rosie, la fatiga adrenal es un asunto importante en sus vidas, y la terapia alternativa y hablar de ello, han ayudado. “No puedes pasar por esto sola”, dice Rosie. “Abrirse y hablar de lo que sucede es muy importante no solo para apoyar a otras mujeres que pasan por lo mismo, sino para que la fatiga adrenal se reconozca como se debe”. 

RECUPERACIÓN ADRENAL EN 4 PASOS


ALIMÉNTATE PARA TENER ENERGÍA 

Comer con frecuencia hace que los azúcares en la sangre y las hormonas no sufran grandes fluctuaciones. Después de una comida abundante, se libera cortisol, la hormona que almacena la grasa, así que es mejor que tu comida principal sea lo más temprano posible. Dice el dicho: “Desayuna como rey, come como príncipe y cena como un mendigo”. Por la doctora Sohère Roked

HAZ EJERCICIO MODERADO

Cuando padeces fatiga adrenal, un entrenamiento intenso provocará más tensión en tu sistema. Dale un respiro a tu cuerpo con un ejercicio suave como caminar, yoga o natación; unos 30 minutos al día.

TOMA SUPLEMENTOS

Las vitaminas B y C y los Omega 3 ayudan a las glándulas suprarrenales. Consume alimentos ricos en estos nutrientes (paltas, uvas, plátanos, naranjas, frutos del bosque y pescados) y complementa con suplementos.


BUSCA TIEMPO PARA RELAJARTE

Es la receta que has estado esperando: agenda tu relajación todos los días, solo te tomará de cinco a 10 minutos. Caminatas, baños, masajes, leer y meditar son actividades sencillas y muy efectivas. No te olvides de respirar profundo.