UA-58607816-1
Google+ Google+

¿Necesitas buscar algo en nuestro sitio? ¡Usa a Google!

Radio

¡Compartir en WhatsApp!

miércoles, 18 de marzo de 2015

10 reglas de oro para comer bien y lucir el lavadero

10 reglas de oro para comer 

bien y lucir el lavadero


De nada servirá tu entrenamiento si tu dieta no es la correcta


1 Entrena y come
Al entrenar se agotan las reservas energéticas de tu cuerpo, así que necesitarás algunos carbohidratos de calidad para alimentar y recuperar tus músculos. Puede ser un plátano y un sándwich de crema de cacahuate, o una baguete con queso crema y unas rebanadas de tomate, cómelos a los 30 minutos de finalizar tu entrenamiento.

2 Toma mucha agua
No sólo tomes antes, durante o después de entrenar. Intenta estar muy bien hidratado durante todo el día. La deshidratación reduce la acción de tu metabolismo y también repercute negativamente en tus niveles de energía.

3 Come algo de proteína antes dormir
Un poco de queso cottage o yogur bajo en grasa es bueno antes de irte a dormir. Están llenos de proteína de acción lenta, que te ayudará a regenerar tus músculos mientras duermes.

4 Desayuna siempre
Los que no desayunan casi siempre son más gordos que los que sí lo hacen. Un desayuno de carbohidratos compuestos y proteína te quitará el antojo de dulces o comida chatarra, y acelerará tu metabolismo. Los cereales de grano entero, la avena, huevo sobre pan integral y fruta son buenos alimentos. Te darán energía de larga duración.

OFERTAS Y PROMOCIONES:

5 Come grasa
Es cierto que el cuerpo necesita grasa, pero no en forma de chocolates y hamburguesas.
Los ácidos grasos esenciales, encontrados en pescados que contienen aceites, nueces y aceite de oliva, previenen lesiones musculares y reponen tus reservas de grasa, necesarias para continuar con tu programa de entrenamiento.

6 Come poco pero seguido.
La mejor forma de mantener tus niveles de energía durante el día es repartiendo tu consumo de calorías entre cinco o seis comidas, y no en tres, como se acostumbra. Si comes muchas veces pero pocas porciones, mantendrás tu metabolismo activo y los niveles de glucosa de tu sangre estables. Comer continuamente incluso previene que acumules grasa, mantiene el hambre a raya y beneficia la recuperación muscular.

7 Deshazte de la bebida
No la llaman “panza chelera” por nada. Una cerveza clara tienen en promedio 200 calorías vacías, y cuando las calorías no sirven para nada en tu cuerpo, se convierten en grasa, generando “llantas”.

8 Toma un día de descanso
Descansar un día completo no sólo te recupera del cansancio y te repone, también disminuye los niveles de estrés de la hormona de cortisol. Este pequeño estresante químico puede estimular las células adiposas, haciendo que crezcan y se multipliquen, especialmente alrededor del área abodminal.

9 Toma tus cinco al día
Tu cuerpo debe estar bien equilibrado de vitaminas y minerales para mantener sus niveles de energía y ayudar a tu sistema inmunológico. Las frutas y verduras son abundantes en este contenido gracias a su alto volumen de agua. Esto permite recuperarte con pocas calorías porque absorben mucha grasa.

10 Consiéntete
Cuando hayas logrado llevar una alimentación balanceada y un entrenamiento constante, puedes incluir ocasionalmente antojos. Sólo asegúrate que tus comidas regulares sean saludables, para cuando comas lo prohibido lo disfrutes.
Si te permites de vez en cuando una pizza o un helado te sentirás recompensado.

Quizás también te interese:


 Si te ha gustado el tema compartelo y suscríbete.

Por cierto, en esta corta presentación, te van a mostrar una estrategia de pérdida de peso algo inusual que te va a ayudar a obtener un vientre plano en menos de 7 días mientras sigues disfrutando de tu comida favorita

 http://7491fhveqil6aq53y5vgg7rjlt.hop.clickbank.net/

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios:

Publicar un comentario